lunes, 19 de mayo de 2014

Gloria

Hace unos meses, todo alcanzaba una incertidumbre asombrosa.

¿Es culpa del entrenador? ¿O será la plantilla? Normal, son 14 incorporaciones nuevas (dato no contrastado, es decir, puede que sean más), un entrenador "inexperto", chavales jóvenes...

Rachas buenas y malas. Algunas tan malas como la que nos llevó a ser colista.

Partidos memorables como el del Real Madrid. A la ida, jugando al tenis y de tú a tú a un equipo contra el que no se puede jugar así. Y sirvió. Sirvió para darse cuenta, que, a la vuelta que debíamos de jugar más tranquilos, y tapando mejor los huecos. Sabiendo defender y utilizando nuestras oportunidades.


Trabajo, constancia, y huevos. Muchos huevos. La suerte va y viene.

En UEFA, ha venido toda la suerte posible. Vino con el Penalti de Nono. Vino con el cabezazo de M´Bia cuando el equipo hizo un partido nefasto. Superado en todas las líneas. 

Una temporada, habiendo quedado en 5ª posición, con más de 60 puntos, y habiendo ganado una Europa League con rivales cómo Oporto, Juventus, Tottenham, o Benfica, es un TRIUNFO.

Y lo es, porque el año pasado vendimos a San Isidoro y a San Leandro (Navas y Negredo). Porque el proyecto contaba con mucha novedad y porque el entrenador NO ha sabido gestionar la calidad del grupo en muchísimos momentos de la temporada.

Y el año que viene, Dios dirá. 

Con o sin Rakitic. Con o sin Fazio (tiempo estuve deseando que se fuera). Con o sin Bacca.

Tenemos los ingredientes del pastel, en el primer intento, lo hemos bordado, ahora, el error sería no continuar haciendo excelentes pasteles.



Yo creo que podemos. ¡Qué grande!

No hay comentarios: