Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

El Nerviosismo...

Cuando se cierran los portones de Omniun Sanctorum y la Magdalena, hay algo que dormita en sendas plazas...

Hay una noche apaciguada y dormida presta a volver pronto... Es ese fresco que no molesta, y el olor que quiere volver a ser el olor que impera...

Es esa misma cosa la que entró entre las fibras de su alma, para quedarse por un tiempo...

En la lejanía no se ve... Pero ya se la espera...

Ya está la Amargura en Besamanos, y por éso digo que ya se la espera... Pronto... Más que tarde...

Mi Giganta Perdida...

Cuando aun no me había acostumbrado a su esbeltez, me la han quitado... Ella sigue estando donde siempre, donde tan altiva la puso allí arriba Bartolomé Morel...

Pero yo, ando perdido y cabizbajo después de perder el balcón donde cada día la buscaba...

Un balcón donde la gente se sentaba a comer y a disfrutar de lo agradable del sitio, un balcón que era como mi segunda casa, un balcón que me han quitado por envidia y por ruinosa malas lenguas...

Ya no vuelvo a pasar por las jambas del Giraldillo, porque todo esta más que "finiquitado"...

Sé que mi Giganta perdida siempre estará ahí esperándome, para que me enamore de ella cuando baje por Placentines, cuando le clave la mirada desde Mateos Gago, o cuando la atisbe desde las orillas del río...

Lo que más me duele es que no la veré todos los días...

Ése era mi trabajo Giganta, y como a tí, a él también lo he perdido...

Jornadas de Reflexión...

Una reflexión sobre qué... sobre lo que importa o sobre lo que no importa...

Quizás sea que creo que sé de ésto, y no entiendo ni papa. Quizás sea que tengo las gafas sucias, y no veo lo que tengo delante...

Pero no me lo creo... A 24h de las Elecciones anticipadas del día del 37º Aniversario de la Muerte de Franco, te digo yo, como sabe la gran mayoría de ciudadanos, que Mariano Rajoy será, salvo error demoscópico y de confianza mayúsculo, Presidente del Gobierno... De ésta España que se muere poco a poco...

Ya ni mi total indiferencia por ése país que me condena como mío el DNI, hace que me pueda escapar al sentimiento de pena que me produce...

De qué sirve votar... Si llegue el que llegue seguirá engrosando las listas del paro, y sus propios bolsillos...

Para qué, millones de Euros en campaña electoral, cuando todos sabemos del pie que cojea cada uno...

Para qué, seguir votando a unos líderes que no representan a familias desahuciadas, a jóvenes sin empleo, y a ancianos sin pension…