Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2011

Pregonero... de a pie...

Hará cuestión de un mes... el presidente de una tertulia Cofrade de nuestra ciudad, que está viendo sus comienzos hacia un futuro cierto y con grandes pasos... me ofreció la tarea de escribir un pregón para su primer año de vida...

La respuesta fue obvia. Los motivos son varios... pero la verdad es que quiero ser prepotente antes que humilde... y las razones se cierran en que quiero lucirme ante mi gente...

Si me hundo, ellos estarán ahí para sacarme a flote... Si triunfo ellos estarán ahí con la sonrisa en la cara...

Si paso desapercibido, creo que será lo mejor... Creo que será un pregón que me guste y que le guste a Sevilla, porque es así como ella está acostumbrada...

Allí tienes tu sitio, ahora que me lees... Allí tendrás tu asiento... Y allí no me leerás, me oirás tantas semblanzas como me has leído aquí... Y por éso es especial...

Porque va dedicado a todos ustedes, a ésas más de 4000 mercedes que han hecho que salga elegido entre candidatos de mayor altura, de mayor nombre, y …

Velando Armas...

Tengo 22 años, llevo esperando la oportunidad hace varios...

Recuerdo un día soleado en la calle Reyes Católicos, hace mucho... Viviría en la Primavera de 1991. A la altura de los "Tres Reyes",  Luis Miguel echó el paso abajo. Y me acerqué a darle un beso a mi padre... Una de ésas estampas que no se te olvidan en la vida...

De pronto sonó el martillo y mi padre me quitó de los brazos de mi madre para enseñarme algo que me marcó desde aquél momento y que no he olvidado desde entonces...

Veía poco sentado bajo aquél paso y sentado en la zambrana... No solté la mano de mi padre, y me decían que la primera iba ocupada por 5 hombres, y unos zapatitos de niño chico...

Yo me dejaba llevar con la seguridad que me impregnaba mi padre, y oliendo el esfuerzo, y escuchando la música, conocí un universo debajo de cual entran los hombres, y salen hechos hermanos, familia... Entre sin saber el significado de la vida, y salí hecho un superdotado para mi edad...

Aquella tarde supe lo que era…

La Antagonista...

Sentada espera releyendo su papel... En éstas tardes oscuras de lluvia se hace fuerte por canija que ella esté...
Se levanta de su ingrávida reposadera, y aprende el guión que no esta escrito... El Guión de lo pasado, de lo presente y de lo futuro...

Ella ya sabe el final, como todas las mujeres... Por saber sabe hasta el final de Arrayán... Por saber sabe, que volverá vencida a su reposadera ingrávida y translatoria, para cuidar del Doberman de escamas y con la manzana en la boca...

Para éso está... Aun así, la veo pensativa y sonriente... como si no tuviera que aprenderse el guión de lo establecido... Las guerras del bien y del mal... los ángeles subidos y los ángeles caídos...

Ella ya sabe donde está su sitio... y sentada espera... Sonriente, paciente y pese a las apariencias, engordada por su orgullo mortecino...

Será que sonríe porque sabe que en el fondo a pesar del yuyu la queremos... Y nos gusta verla... Será que sonríe porque se le pone el tuétano de punta, y esa sonrisa imbo…

Cartel 2011

Éste año y siguiendo con la tradición de publicar un cartel para Semana Santa nos llega éste, que me resulta tan familiar, y cuya foto es anónima...

La foto fue tomada desde mediados de la década de los 80 hasta mediados de los 90...

Espero que lo disfrutéis como lo disfruto yo.

Un saludo Sevillanos de Semana Santa...

Día "D"

14 de Febrero...

Un día más, y un día menos...

Si hay días internacionales de algo tan inverosímil como la carne de Cerdo... también debe de haber un día para el Amor...

Aunque yo creo que no. Hoy es el día del Amor disfrazado... hoy el Corte Inglés, Oysho, Bershka, Stradivarius se disfrazan de dulces amigos para conmemorar el día del amor...

Hoy simplemente es un día más, en el que le demostraré a mi compañera, lo que es para mí, lo que la quiero, e intentar ganármela cada día más... Igual que ayer, igual que mañana, e igual que pasado-mañana...

Habrá días de regalos, habrá días de flores... Pero para quererla tengo días, todos los que llevo en 6 años, 10 meses y 4 días... Y los que me quedan por delante...

Mi regalo es su sonrisa, y que siga estando a mi lado... Éso me basta...

Historias...

Hay historias dispares, creíbles y otras menos creíbles... Ésta es la historia de alguien que encontró el camino de su vida cuando fue al cine... hace muchos años... a ver Spiderman...

Enmascarado tras Peter Parker, iba un chaval de 13 años a ver una película con su hermano, y con otras dos hermanas... En la película vió como Peter se anteponía a la vida y a las adversidades con casta y coraje... Con fuerza y valentía... y todo con el trasfondo de querer impresionar a la chica de sus sueños...

Todo por amor...

La película acabó, y se quedaron las sonrisas, los recuerdos, la nostalgia de aquellos años... Los juegos... pero sobre todo se quedó el Amor...

Aquél chaval de 13 años soy yo, y historias de la vida, me sobrepuse a mis designios, y gracias a ello la vida me ha regalado algo que todavía no merezco, algo que es tan mío que ya forma parte de mí... Algo de lo que depende mi vida...

Me regaló el Amor...

Hoy los designios de mi vida, hoy el camino que he elegido, hoy mi amor, hoy la …

Mi soledad...

Lo que otrora era un bien, se ha convertido en un mal perenne... No encuentro el camino, y todas las situaciones de mi vida se hunden cual Titanic de Liverpool... No hay ni Rose montada en puerta de madera, ni Jack que consuele aunque se muera...

Entre mis prendas he aprendido en éste corto espacio de tiempo a encontrar además del jersey, los zapatos y los vaqueros... una careta, que a modo de carnaval no escenifique lo que siente mi alma...

No encuentro las palabras para definir ésto... Como no las encontraron ni Quevedo, ni Lope ni un largo etc... Sólo las encontró Góngora... pero al ser un beato, dudo que pueda encontrar en su cosmos imaginario, alguna situación que se pueda comparar a la que vivo...

Yo me muero... y no hay faro que me pueda indicar donde está el buen puerto...

Maldita mi estampa sea, que ni el alcohol me sirve para ahuyentar mis penas, puesto que es el alcohol el que ahuyenta mis sentidos...

Maldita sea...