Ir al contenido principal

Ha sido...

Ha sido una Semana Santa un tanto extraña. Rara. Y para mí, ha sido una Semana Santa de lluvias y medios días.

Siempre he sido un irresponsable, o dicho de otra manera, siendo menos crítico conmigo mismo, nunca he tenido un trabajo que valiera la pena lo suficiente como para poder cambiarlo por la Semana Santa.

Éste año era distinto. Tenía un trabajo en el que me sentía bien, integrado, útil, y me encantaba. Y parece que la madurez ha hecho un hueco en mi pecho y se ha instalado. Con muchísimas amarguras. Con muchísima pena.

El Viernes de Dolores trabajé. Salí pronto de trabajar y pude ver, lo que cualquier Viernes de Dolores, a excepción del Señor Descendido de la Cruz, que estaba en el único día del año que no dormía entre las manos de la Piedad. La Misión en su barrio, entre calles estrechas. Pasión y Muerte en Rodrigo de Triana. Mi queridísima hermandad del Santo Cristo de la Corona, y como siempre, acabando en la entrada de Pino Montano.



El Sábado de Pasión, amaneció con incertidumbre (pero... ¿no decía que el tiempo era bueno hoy?). Sin pasar por San José Obrero (éso, me iba a ahondar la pena y la amargura de tener que trabajar) me dirigí al trabajo y me puse pronto en faenas. Hasta que llegó el momento de salir corriendo. Cogí un taxi en la Torre del Oro y casi con la hora, llegué a casa de mis padres a vestirme con la túnica. Siempre me visto en el mismo sitio. Necesito la compañía y la experiencia de mis padres. Y necesito que sean suyos los besos que me guarde por último bajo el antifaz. Mucho nerviosismo.

Llegué a la Iglesia, con el Diputado Mayor de Gobierno esperándome en la puerta. Cogí mi farol, y me abrí a los sueños de ondear mi capa por el barrio. A acompañar al Señor de la Caridad y a la Madre de los Dolores.

Desde aquí, mi agradecimiento personal a Rocío Rufo y a Juanma Bortelano, sin los cuales no hubiera podido cumplir el sueño que me suponía, salir de nazareno en San José Obrero.

El Domingo, me levanté cansado. Y triste. Muy triste.



Era el primer Domingo de Ramos de mi vida, en el que tenía que trabajar por la mañana. Y no tenía la certeza de si iba a poder descansar por la tarde. Me fui a trabajar. Y lo que más me martilleaba era ver todas ésas solapas llenas de escudos. Tantas medallas. Tantos monaguillos. Y yo allí.

Terminé tarde, pero me concedieron la tarde libre. Salí corriendo otra vez, en busca del traje. Y me fui a ver lo esencial del Domingo de Ramos.  La Cena fue la primera (en honor a mi hermano, que éste año no ha podido estar conmigo, ayudándome en los itinerarios) en la estrechez de la calle Sales y Ferré. Después fuimos a la Cuesta del Rosario a ver a San Roque (que la echaba muchísimo de menos). Fui al encuentro de la Amargura en la revirá de Alemanes con la Cuesta del Bacalao. Sublime. Y para terminar, donde todos los Domingos Buenos de Ramos, en San Julián. Con el Señor de la Buena Muerte (el Campeón) y con la Madre Hiniesta (la belleza más absoluta).



El Lunes, fue para mí. Para mi Madre en la tierra (que fue su cumpleaños). Y para mi Madre en el cielo, que se llama Salud.



El Martes, volví al trabajo. Y con la tarde libre me dispuse a ver lo esencial. Los Javieres (es justo y necesario) en la esquina de Cuesta del Rosario con Jesús de las Tres Caídas, mismo lugar donde ví San Benito. El Cristo de la Salud de la Candelaria en su salida de los Jardines (recomendable). Santa Cruz en su nuevo recorrido de ida, por el Salvador. Y como siempre, el Dulce Nombre a su regreso a San Lorenzo.
Dejo cuentas pendientes con los Estudiantes.



El Miércoles (primer día de descanso pleno). Acudí a ver la Sed por Santiago-Muro de los Navarros. San Bernardo por San José-Santa María la Blanca. Buen Fin (la primera predilecta) en San Lorenzo, y de nuevo a la vuelta en la calle Aponte. El Carmen en San Pedro. Las Siete Palabras (la otra predilecta) tras su primera revirá a la Calle San Vicente, y en búsqueda de Goles. La Lanzada a su regreso por San Andrés (muy recomendable). Madre de Dios de la Palma por Cristo de Burgos, ya que el Señor, entró con media hora de adelanto sobre el horario oficial, lo que me suponen cuentas pendientes. Los Panaderos por Cuna.



El Jueves fue un día tan penoso y amargo cómo el Domingo. Tras trabajar y sin saber si podría ver algo a la tarde, pude ver El Valle y Pasión por Javier Lasso de la Vega y La Exaltación por San Pedro.



En la Madrugá, clave fue la asistencia a la Calle Feria, donde se hace esencial ver a la Esperanza. Bajo el "balcón de las Titas" y bajo la sonrisa de Gracita.



El Viernes acompañé a mis Hermanos de la Sagrada Mortaja. Y al Señor Descendido en los brazos de su Madre.



El Sábado trabajé a turno partido. Y el descanso entre turnos los aproveché para disfrutar, y llorar con Los Servitas. A su paso por Cuesta del Rosario, Odreros y Plaza del Cristo de Burgos.

El Domingo, planeé ver al Señor Resucitado a la vuelta, pero la lluvia hizo que sólo hubiera ida.

La Semana Santa ha terminado. Contra mi voluntad.
Mi trabajo también ha terminado. Contra mi voluntad.

De ahí, que sólo diga que ésta semana, ha sido una Semana Santa a medias, como de lluvias. De tristeza, y de Amargura. De frustración y de cansancio.

No pienso en lo que pudo haber sido, sino en cómo será la que viene. Dios me guarde mejores designios para la que está por llegar. Solamente quedan 8 cuaresmas.

Fotografías: José Joaquín Galán Estévez ( @JoaquinGalanEs )

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Monumento

Otra cosa no, pero en Sevilla somos proclives a la colocación de monumentos que ni nos van ni nos vienen. Incluso algunos de iniciativa privada.

Como el monumento que a iniciativa privada surgió por parte de una familia de capataces, y por parte de pocos costaleros de Sevilla que veían con ansia la realización de un monumento que representara la historia y tradición de estos colectivos en la ciudad. Siguiendo la estela de ciudades como Estepona y Oviedo entre otras que cuentan con un monumento a "los cofrades" en general.

El megalito ha contado con más ubicaciones que la Feria de Abril a lo largo de toda su historia, sin ni siquiera haberse estrenado. Y todavía no cuenta con su lugar definitivo en las calles de Sevilla. Se pensó en varias ubicaciones en el entorno de la Avenida de la Constitución. También se pensó en la plaza del Rialto y también, por últimas, en la nueva y pequeña plaza de San Marcos. Ubicación en la que finalmente no podrá ubicarse debido a la cercanía de …

Cogío con alfileres

En el momento que venga un viento un poco más fuerte, se descuelga. Se cae. Y se rompe. ¿Cómo es posible haber llegado hasta aquí? Sin dudarlo, me decantaría porque la respuesta a esta pregunta es la ineficacia de la clase política que nos representa. Cuando se es ineficaz en cualquier trabajo, la relación laboral termina.
Imaginen a un camarero, que atiende las mesas con despotismo (ya sea ilustrado o no, para el ejemplo actual no nos sirve de nada), que cuando termina de atender las mesas no lleva bien las comandas, se fuma el cigarrito en el tiempo que debería prestar una atención más específica a la sala, y que cuando lleva las bebidas tras un buen rato, la bebida no llega porque no sabe sostener la bandeja y se le cae encima de una mesa llena de señoronas con peinado de peluquería… entre las cuales se encuentra la madre del jefe.
¿Cuánto va a durar nuestro amigo en la empresa? No le pagan ni el periodo de prueba. Que aunque en Sevilla no se hace, en los demás sitios si es una co…

Dos cuaresmas...

Sólo quedan 40 días... 40 días para que queden otros 40...

Lo siento, soy un cansino, pero no lo puedo reprimir. Me sale así...

Ya tengo incienso en mi casa... tanto que muchas discotecas me comprarían mi "máquina de humo"... solo que ésta no huele a fresa, huele a Gloria... Ya ensayo izquierdos por el pasillo de mi casa... Sigo durmiendo a mi ahijado con sones poco comunes para una nana, pero que pasan por ella...

La vida es una semana, pero ya me queda menos para vivirla...

Me contradigo yo mismo... Deseo fervientemente que pasen raudas éstas semanas, pero a la vez no... Pasad tranquilas... Dejad que Sevilla se prepare, dejad que me prepare yo, aunque lleve desde el Lunes de Pascua preparándome para la siguiente Semana de mi Vida... y así será...

Te esperaré sentado, cuando me levante me pondré mi túnica, y como si de un sueño se tratara, viviré mi vida viéndola a través de un antifaz, o con un costal apretao a las sienes (que ya me toca)...

Cada uno elige su modo de vivir …