Ir al contenido principal

"Las apariencias, engañan"

Hace pocos días volví a entrar en un lugar, que tiempo hacía, que no volvía.

Fue como cerrar los ojos y vivir un dejà vú de 15 años atrás.

Pepe, es un lugar distinto pero hecho a la apariencia. Fue allí donde el dicho, surgió, y arraigó en todos los parroquianos.

"Las apariencias, engañan"



Su taberna, enjuta y sacada de los tiempos de Alonso de Escalona (donde seguro estoy que ya habría un Yebra comandando tan severa tasca), es un reducto de la esencia de Sevilla. Sus paredes desconchadas y descoloridas, con el famoso cuadro del Terry, o algunos carteles desperdigados por su superficie.

La barra de madera como las antiguas... Azulejos amarillentos, Toneles de cuando se fundó la Carretería, y copas Triunfantes de un pasado brillante, del cual, seguimos viviendo. Vasos de "Duralex" nunca antes tan limpios.

El tabernero, bien dispuesto siempre y erguido, a pesar de las canas blancas, como su tez, que florecen en su cabeza. Educado y parco en palabras para el extraño, es sin embargo un hombre cercano, afable y cariñoso.

La clientela es lo más variado del sitio. La esquina de Alhóndiga con Boteros y Cabeza del Rey Don Pedro, va acogiendo a transeúntes conforme se acercan las 15.30-16, o las 22,30-23... ya sea verano, invierno...

Recuerdo un hombre que al llegar siempre le solicitaba a Pepe un banco, (de los dos que tiene) y se sentaba en el ecuador de la barra... frente a los tres toneles apilados. Allí, abría su cartera de cuero, y preparaba una pipa mientras que se tomaba una cerveza y leía el ABC. Todas y cada una de las noches...

Recuerdo también a mis padres y sus amigos en el "corner" bajo los floretes y la careta de García Burgos, (quién hoy bien mantiene los Jardines del Real Alcázar).

Además allí concurren personas de toda clase o índole. Desde hippies, "perroflautas", hipsters, pijos, rocieros, comunistas, falangistas... Y todos, con respeto. De hecho ni se recuerdan, ni por más que pregunte, puedo encontrar a alguien que me cuente de un altercado allí. Salvo alguna vez que alguien le perdió el respeto al tabernero, y sacó el mandoble (un cuchillo de grandes dimensiones) a pasear... Gracias a Dios, no lo usó.

Ahora, en la era de la información, hay gente que juega con la suplantación de personalidad en Twitter, y éso, lo tiene con la mosca detrás de la oreja... Ya no queda ése respeto de puertas p'afuera.

También amenaza el fantasma de la jubilación, y a pesar de verlo para arriba y abajo, con sus cervezas, su vino dulce de botella "giraldina", y con sus cuentas en la cabeza, Pepe tiene ya buenos años.

Sustitutos habrá miles... Pero cuando se vaya, Sevilla perderá uno de esos sitios tan Cervantinos, que pocos quedan, la conjunción perfecta entre la cerveza, la taberna y el tabernero.

Gracias Pepe.

(El nieto de otro Pepe, el de la que fuera tienda de ultramarinos de la Pila del Pato)

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Monumento

Otra cosa no, pero en Sevilla somos proclives a la colocación de monumentos que ni nos van ni nos vienen. Incluso algunos de iniciativa privada.

Como el monumento que a iniciativa privada surgió por parte de una familia de capataces, y por parte de pocos costaleros de Sevilla que veían con ansia la realización de un monumento que representara la historia y tradición de estos colectivos en la ciudad. Siguiendo la estela de ciudades como Estepona y Oviedo entre otras que cuentan con un monumento a "los cofrades" en general.

El megalito ha contado con más ubicaciones que la Feria de Abril a lo largo de toda su historia, sin ni siquiera haberse estrenado. Y todavía no cuenta con su lugar definitivo en las calles de Sevilla. Se pensó en varias ubicaciones en el entorno de la Avenida de la Constitución. También se pensó en la plaza del Rialto y también, por últimas, en la nueva y pequeña plaza de San Marcos. Ubicación en la que finalmente no podrá ubicarse debido a la cercanía de …

Cogío con alfileres

En el momento que venga un viento un poco más fuerte, se descuelga. Se cae. Y se rompe. ¿Cómo es posible haber llegado hasta aquí? Sin dudarlo, me decantaría porque la respuesta a esta pregunta es la ineficacia de la clase política que nos representa. Cuando se es ineficaz en cualquier trabajo, la relación laboral termina.
Imaginen a un camarero, que atiende las mesas con despotismo (ya sea ilustrado o no, para el ejemplo actual no nos sirve de nada), que cuando termina de atender las mesas no lleva bien las comandas, se fuma el cigarrito en el tiempo que debería prestar una atención más específica a la sala, y que cuando lleva las bebidas tras un buen rato, la bebida no llega porque no sabe sostener la bandeja y se le cae encima de una mesa llena de señoronas con peinado de peluquería… entre las cuales se encuentra la madre del jefe.
¿Cuánto va a durar nuestro amigo en la empresa? No le pagan ni el periodo de prueba. Que aunque en Sevilla no se hace, en los demás sitios si es una co…

Dos cuaresmas...

Sólo quedan 40 días... 40 días para que queden otros 40...

Lo siento, soy un cansino, pero no lo puedo reprimir. Me sale así...

Ya tengo incienso en mi casa... tanto que muchas discotecas me comprarían mi "máquina de humo"... solo que ésta no huele a fresa, huele a Gloria... Ya ensayo izquierdos por el pasillo de mi casa... Sigo durmiendo a mi ahijado con sones poco comunes para una nana, pero que pasan por ella...

La vida es una semana, pero ya me queda menos para vivirla...

Me contradigo yo mismo... Deseo fervientemente que pasen raudas éstas semanas, pero a la vez no... Pasad tranquilas... Dejad que Sevilla se prepare, dejad que me prepare yo, aunque lleve desde el Lunes de Pascua preparándome para la siguiente Semana de mi Vida... y así será...

Te esperaré sentado, cuando me levante me pondré mi túnica, y como si de un sueño se tratara, viviré mi vida viéndola a través de un antifaz, o con un costal apretao a las sienes (que ya me toca)...

Cada uno elige su modo de vivir …