jueves, 31 de mayo de 2012

Vidas pasadas...

Hay muchas vidas que se pasan de rosca... Y sin duda es lo que ha pasado.

Tenía una amistad importante con una pareja, con la cual ya no mantengo. A ella, la conocí en clase. Sin duda una tía preparada, con las ideas muy claras y con objetivos por cumplir, que a día de hoy ha cumplido.

A él, lo conocí por ser el novio de ella. Estudiaba un grado superior, del cual salió colocado en una empresa de Energía Sostenible. Un tío con el que se podía hablar en ciertos aspectos... Era para tenerlo en tu equipo, deportivamente hablando... Ya que te pegaba un repaso hablando pronto al Pin-Pón, Billar o Fútbol...

Siempre íbamos juntos a cualquier sitio, y raro era el fin de semana en el que no nos veíamos... Por ir, fuimos a Portugal un fin de Semana... Y disfrutamos y nos reímos...

Después... todo desapareció.

Como lo cuento. Radical. El blanco y el negro... La noche y el día...

Dejaron de llamar, y cuando llamábamos no tenían tiempo, o ya habían quedado y prometían llamar... Y cuando dejamos de llamar, ésa relación... Terminó...

Hace pocos días, las mujeres se reunieron en cabildo de oficialas... (Los hombres somos poco válidos para éstas tareas a la hora de ponerse de acuerdo)... Y la única conclusión, es que en efecto... El fallo había sido por el lado contrario a Alejandra y a mí. Reconocido...

Son cosas que pasan, y relaciones que se pasan de rosca y que a veces es necesario no seguirlas manteniendo, porque lo que te hace es un desgaste emocional que cala hondamente... y te preguntas que qué has hecho mal, cuando no has hecho nada malo para recibir ése "correctivo castigo"...

Todo quedó ahí en tres cuartas partes del asunto... Mi amigo sigue empecinado en colocarme una corona de ciervo que ni ostento, ni nunca he ostentado... Mi amigo me sigue mencionando en Twitter, y me sigue llamando muchas cosas, que, por educación no voy a poner aquí...

Las cosas pasan porque tienen que pasar, y la envidia es muy mala... Te destruye y te corrompe por dentro...

Así que lo que me queda es decirle a mis dos amigos, que tengan suerte en la vida... Le agradezco a ella en particular que haya reconocido el error. Más vale tarde que nunca... Y a él, pues sea feliz también... Que envidiando, y intentando hacer daño no se llega a ningún lado... Y que recapacite en qué gana... y en qué pierde...

Un saludo desde el cariño que se fue, a mis "Mojamas" salaos...

No hay comentarios: