sábado, 14 de abril de 2012

Adios, Héroe...



¿Como me puedo despedir de tí? ... ¿Qué te puedo decir?

Hoy te has ido, dejando un rastro muy grande... Un vacío de los que nunca se llenan...

Recuerdo tantas cosas...

Recuerdo como sonreías, y como contabas las bromas que hacías... Lo que te indignaba el mundo actual... Tu forma de andar, tu forma de hacer las cosas... La manera en que hablabas...

Te digo, que no he conocido aún, y estoy seguro que tampoco conoceré, a absolutamente nadie que tuviera ésa facultad de poder arreglarlo todo... Cualquier cosa... Por pequeña que fuera... Tú, y solo tú, eras capaz de arreglarlo...

Esa elegancia que no te ha abandonado, aun cuando se te ha ido la vida... Un porte y una clase que no se encuentra en la gente cuando se mira alrededor... El "Sean Connery" del barrio...

Hoy ha venido mucha gente a despedirse... Pero yo no lo voy a hacer... A los héroes no se les olvida, porque han sido capaces de luchar contra las adversidades, sonreír y nunca darse por vencido. Cada día un poco más, cada día un poco más...

Despedirme de tí, significaría a mi entender, el olvidarte, y éso es algo que jamás voy a permitirme. Porque eres un ejemplo a seguir, porque me has dejado roto con tu marcha, y porque si no es con tu recuerdo, no sé como voy a sobreponerme a tu partida.

Al principio, te estrechaba la mano, en señal de respeto. Después te besé. Y ahora, tarde, te digo que te quiero Abuelo, y que siempre estarás vivo en mi corazón...

Ése reloj que me diste sigue marcando las horas... Mantiene la fortaleza de su dueño, un Héroe. Mi Héroe.

No hay comentarios: