Ir al contenido principal

Estas aquí...

Como cuando se enciende una luz, como cuando una gota cae en un vaso...
Como cuando se fue esa noche que no querías que terminara...
Como cuando esperaste a que el naranjo se vistiera de fiesta...
Como cuando cruzas el puente en busca de la papeleta de tu sitio...
Como cuando se difuminan las nubes en el azul de tu cielo...
Como cuando la ciudad se va convirtiendo en la ciudad que soñaba ser...
Como cuando todo discurre sin prisas...

Así has llegado hasta aquí... Y ahora que llegas, te digo, amor mío, que ojalá te quedaras por siempre... Aquí a mi lado...

Ya has plantado tu cruz de guía bajo las jambas de mármol... Ya te enfundas el antifaz... Nadie te conoce, pero todos te aman...

Ya estás aquí...

Foto: Raúl Doblado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Monumento

Otra cosa no, pero en Sevilla somos proclives a la colocación de monumentos que ni nos van ni nos vienen. Incluso algunos de iniciativa privada.

Como el monumento que a iniciativa privada surgió por parte de una familia de capataces, y por parte de pocos costaleros de Sevilla que veían con ansia la realización de un monumento que representara la historia y tradición de estos colectivos en la ciudad. Siguiendo la estela de ciudades como Estepona y Oviedo entre otras que cuentan con un monumento a "los cofrades" en general.

El megalito ha contado con más ubicaciones que la Feria de Abril a lo largo de toda su historia, sin ni siquiera haberse estrenado. Y todavía no cuenta con su lugar definitivo en las calles de Sevilla. Se pensó en varias ubicaciones en el entorno de la Avenida de la Constitución. También se pensó en la plaza del Rialto y también, por últimas, en la nueva y pequeña plaza de San Marcos. Ubicación en la que finalmente no podrá ubicarse debido a la cercanía de …

Cogío con alfileres

En el momento que venga un viento un poco más fuerte, se descuelga. Se cae. Y se rompe. ¿Cómo es posible haber llegado hasta aquí? Sin dudarlo, me decantaría porque la respuesta a esta pregunta es la ineficacia de la clase política que nos representa. Cuando se es ineficaz en cualquier trabajo, la relación laboral termina.
Imaginen a un camarero, que atiende las mesas con despotismo (ya sea ilustrado o no, para el ejemplo actual no nos sirve de nada), que cuando termina de atender las mesas no lleva bien las comandas, se fuma el cigarrito en el tiempo que debería prestar una atención más específica a la sala, y que cuando lleva las bebidas tras un buen rato, la bebida no llega porque no sabe sostener la bandeja y se le cae encima de una mesa llena de señoronas con peinado de peluquería… entre las cuales se encuentra la madre del jefe.
¿Cuánto va a durar nuestro amigo en la empresa? No le pagan ni el periodo de prueba. Que aunque en Sevilla no se hace, en los demás sitios si es una co…

Procesión de Ntra. Sra. Reina de Todos los Santos