sábado, 19 de noviembre de 2011

Mi Giganta Perdida...

Cuando aun no me había acostumbrado a su esbeltez, me la han quitado... Ella sigue estando donde siempre, donde tan altiva la puso allí arriba Bartolomé Morel...

Pero yo, ando perdido y cabizbajo después de perder el balcón donde cada día la buscaba...

Un balcón donde la gente se sentaba a comer y a disfrutar de lo agradable del sitio, un balcón que era como mi segunda casa, un balcón que me han quitado por envidia y por ruinosa malas lenguas...

Ya no vuelvo a pasar por las jambas del Giraldillo, porque todo esta más que "finiquitado"...

Sé que mi Giganta perdida siempre estará ahí esperándome, para que me enamore de ella cuando baje por Placentines, cuando le clave la mirada desde Mateos Gago, o cuando la atisbe desde las orillas del río...

Lo que más me duele es que no la veré todos los días...

Ése era mi trabajo Giganta, y como a tí, a él también lo he perdido...

No hay comentarios: