martes, 6 de septiembre de 2011

Una mañana cualquiera...

Una mañana cualquiera, me levanto, veo su foto y ya sé que todo irá bien...

Al día siguiente, me levanto, veo su foto, y sé que todo seguirá bien...

Así desde hace 4 años que me encapriché de su cara, de sus formas y de sus sueños... 4 años en los que recorriendo la fisionomía de su imperio, no veo casita baja, o naranjo en flor que no se entregue a ella con total rendición...

Una mañana cualquiera de Septiembre se sabe en su imperio, que viene a vernos... Un sueño atemporal... Es como sacar la caja metálica que todo el mundo guarda con total mimo y protección, en su cajón preferido, abrirla y dejar que, por su imperio se esparza toda la cuaresma que éste año se nos quedó como Semana Santa...

Es una mañana de Septiembre, que será preparativos, flores e ilusiones... Es una tarde de Septiembre en la que los Nervios se apoderan de todo lo que la rodea... Y es una noche de Septiembre, que quiso ella que fuera Marzo, cuando viene a verme...

Pronto... ella será el día que alumbre, y cuando la mire en la foto, cuando me levante por la mañana, sabré que todo irá bien... Le responderé, ésta tarde te veo...

No hay comentarios: