sábado, 24 de septiembre de 2011

Querido Jairo...

Cuando descubras entre mis palabras el valor y las notas suaves que te quiero hacer llegar habrán pasado años...

Lo mejor de ésto... es que ya atisbas en las señales del barrio de que ella se acerca, y de que ella viene... Y solo tienes 5 años...

5 años en los que ella todavía no se cubrió de palio azul para salir al encuentro de su gente, 5 años en los que la locura no invadía sus calles ni la gente se paraba a pensar el porqué de unas banderolas blancas y azules como nuestro cielo de Septiembre...

Son 5 años los suficientes para reescribir la historia y que te des cuenta conmigo de que ella lo puede todo...

Cuando te sientas triste, cuando te sientas solo, y cuando no te expliques el porqué de las cosas... Mira la foto de su rostro... Mira a "la Lola" y no la llames Lola... Llámala como lo que es... Llámala Mamá...

Ella te conducirá de la mano a sueños infinitos y a la bondad eterna... Ella te donará de la salud y del futuro para que tus cinco años de historia se multipliquen...

Con los años y cuando leas ésta carta, querido ahijado... Comprenderás que no te miento... Y que a pesar de ser un polvorilla como eres, te quiero tanto que por éso te hice el regalo que mañana usarás...

Una medalla con cordón azul y blanco, como nuestro cielo de Septiembre, que llevarás colgada de tu cuello y que te distinguirá de los demás en que tú ya has encontrado la sonrisa en su cara, y en que tú ya sabes que nuestra madre lo puede todo...

Te quiero miarma... Ayúdame mañana con mi farol y alumbra a nuestra guapa mamá...

No hay comentarios: