viernes, 1 de julio de 2011

Ruta de la Anti-Tapa...

Quizás el título sea un poco esquivo con la resolución de la entrada... Pero es efectivo.

Acostumbrados a una ruta del tapeo por la Ciudad de Sevilla, me embarco en ciertos aspectos que, porqué no deben de ser incluidos en la tradicional ruta del "papeo"...

En concreto me quiero referir a un aspecto intrínseco del lugar, como es el trato a los trabajadores. Algo, que por desgracia se va diluyendo conforme pasan los días de ésta crisis insolente, demoledora y tenaz que se cierne sobre nosotros, sobre nuestra economía y hasta sobre nuestras tapas desde mediados de 2009...

Un camarero, entre sus competencias debe de prestar un servicio rápido, eficaz, y siempre con un trato agradable y una sonrisa al cliente, que queramos o no... Siempre lleva la razón.

A colación de ésto, se pueden incluir las condiciones laborales de los camareros. Camareros que se colocan hoy en día en el escalafón más bajo de la escala laboral... Un camarero para la gente no tan de "a Pie" es una persona que deja su carácter y personalidad a fuera de las puertas de su bar, y las pierde en el momento que roza una bandeja o un mandil.

Todo lo demás sobra... Ni educación ni respeto y mucho menos compresión hacia ésta casi persona que solo está para servirme... Bien... Y cuanto más rápido, mejor...

Pues bien... habiendo "sobrevivido" puedo comentaros para empezar dos lugares de la Ruta Anti-Tapa, desde el aspecto del trabajador...

El primero es el Lounge Discoteca Bravo Sevilla, donde tuve oportunidad de trabajar sin estar dado de alta, y en condiciones precarias de trabajo... Nueve meses en los que me quitaron dinero del salario en función de "dar las gracias, por seguir trabajando allí"...

Prometían contrato, y a las primeras de cambio te sueltan un "mañana no vengas"... "La empresa cree que tu ciclo ha terminado aquí"...

Una compañera se ha visto de la noche a la mañana en la calle después de un año de contrato, por que la empresa se ha visto en la obligación de hacerle un contrato "fijo o indefinido" por lo que han creído conveniente que lo mejor era darle una patada en las posaderas... y gracias hasta luego...

Regentado dicho Lounge por la dupla sin igual... Agustín Bravo (el rompecorazones de la tercera edad) y Alberto Lorca (empresario de Limpiezas)... (el día que se limpie el alma no tiene trabajadores suficientes para tanta mugre...).


Cambiando de tercio nos dirigimos a una de las tabernas de la franquicia de la "Andaluza"... Sitas en Benito Mas y Prat o en la Buhaira por ejemplo.

Yo he tenido la oportunidad de poder desempeñar mis labores en la más cercana al campo del Sevilla FC, y puedo decir con orgullo que aguanté 6 días, y firmé mi baja voluntaria.

Mis ilusiones a la hora de trabajar eran como no, las de conseguir sanear mi economía, y que el dinero pudiera abrirme las puertas de la universidad de nuevo...

Y la cosa distó un poco con mi forma de pensar.

Mi encargado creyó conveniente el "moldearme" a su manera de trabajar... Cosa que al principió creí conveniente... A manera de adaptación. Poco después contemplé que era su modus operandi...

Recitar frases como "me pones enfermo", "eres un incompetente", o "hay que echarle más cojones a la vida"... Se convirtió en un pan de cada día, que como comprenderéis no era de gusto.

Un compañero, con hipoteca, mujer y dos hijas que mantener sufrió un ataque de ansiedad y hubo de ser hospitalizado de saber que tenía que volver al trabajo y ponerse a las órdenes de éste señor...

Cuando cité a mi encargado (a Porta Gayola, como se merecen éstos morlacos) para tratar el tema de mi baja voluntaria, y tras comunicárselo, lo más bello que profirió fue "que era un sinvergüenza, y que encima de haberme dado la oportunidad de trabajar, voy y lo dejo solo... y que encima se iba a tener que mover él a atender las mesas"...


Son cosas que pasan. Y yo no tengo porqué sentirme mal anímicamente y llegar a mi casa con la sensación de no saber trabajar en la hostelería, algo, que dicho sea de paso hago casi a la perfección...

Así que confío en que Dios reparta suerte, y le dé a cada uno lo que merece... Y yo me voy mereciendo un trabajo en condiciones... Así que si sabéis de alguno, ya sabéis donde me encuentro...

Para finalizar, si os apremian las ganas de comer o de beberos una copita, acudo a las grandes frases de toda la vida... Antes que Bravo y la Andaluza, como dice mi madre "a comer, a casa"...

Un saludo, Sevillanos.


1 comentario:

Mario López dijo...

«GÉNOVA» una propuesta gastronómica en Sevilla muy buena para comer en relación a calidad y precio. Se encuentra en un excelente lugar ya que está en pleno centro al lado de la Catedral, es acogedor y familiar. | www.genova-cafebar.es