Ir al contenido principal

Marcado en rojo...

Sin tener que hacer uso del despertador, y sin haberse levantado el sol por el horizonte, Pepita desbancó sus piernas de la cama, e introdujo los pies en las zapatillas.

En la cocina puso la cafetera y a calentar un poco de leche, y se encaminó al balcón, a levantar las persianas. Con su bata se quedó en el balcón hasta que el café comenzó a subir y a pitar. Notó como el frío se iba haciendo menos poderoso. Mientras la leche iba aclarando el café, los vencejos cantaban, mientras el sol iba aclarando la noche.

Con el cafelito despejándola del sueño, se colocó bien las gafas y siguió con el pespunte de la túnica del niño, que había dejado la noche anterior. En la radio anunciaron el programa de Semana Santa de todas las noches, y el cartero la llamó para dejarle unas cartas y un boletín de la Hermandad.

Miró la foto de su marido. Ya hacía 3 años. Había conocido la verdad de los hombres. Cómo le gustaba ir por la Hermandad, ayudar en lo que hubiera que hacer. Lo que le hubiera gustado vestir a su nieto y llevárselo con él a salir en la Hermandad.

Sonrisas entre alguna que otra lágrima que se disipaba entre el azul pavo de la túnica.

Se iba acercando sigilosamente. En el calendario de la cocina, el niño iba marcando con aspas rojas los días que pasaban, y rodeaba con círculos los días en los que había venido a casa a probarse la túnica.

Entre círculos y aspas, quedaron impolutos 40 días. 40 días para tachar. Para probar la túnica. Para plancharla. Para ir por el capirote. Por la papeleta. A ver al Señor en el Besamanos. A ver el ensayo. Para ir al Cautivo. Para comer torrijas, espinacas y bacalao con tomate. Para agarrar de la mano al niño y llevarlo orgullosa vestido con la túnica de su hermandad.

Pepita estaba nerviosa. Ilusionada. -"No queda ná", pensó.

Y lleva razón. No queda nada.

Disfruta, vive y abre los ojos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Monumento

Otra cosa no, pero en Sevilla somos proclives a la colocación de monumentos que ni nos van ni nos vienen. Incluso algunos de iniciativa privada.

Como el monumento que a iniciativa privada surgió por parte de una familia de capataces, y por parte de pocos costaleros de Sevilla que veían con ansia la realización de un monumento que representara la historia y tradición de estos colectivos en la ciudad. Siguiendo la estela de ciudades como Estepona y Oviedo entre otras que cuentan con un monumento a "los cofrades" en general.

El megalito ha contado con más ubicaciones que la Feria de Abril a lo largo de toda su historia, sin ni siquiera haberse estrenado. Y todavía no cuenta con su lugar definitivo en las calles de Sevilla. Se pensó en varias ubicaciones en el entorno de la Avenida de la Constitución. También se pensó en la plaza del Rialto y también, por últimas, en la nueva y pequeña plaza de San Marcos. Ubicación en la que finalmente no podrá ubicarse debido a la cercanía de …

Cogío con alfileres

En el momento que venga un viento un poco más fuerte, se descuelga. Se cae. Y se rompe. ¿Cómo es posible haber llegado hasta aquí? Sin dudarlo, me decantaría porque la respuesta a esta pregunta es la ineficacia de la clase política que nos representa. Cuando se es ineficaz en cualquier trabajo, la relación laboral termina.
Imaginen a un camarero, que atiende las mesas con despotismo (ya sea ilustrado o no, para el ejemplo actual no nos sirve de nada), que cuando termina de atender las mesas no lleva bien las comandas, se fuma el cigarrito en el tiempo que debería prestar una atención más específica a la sala, y que cuando lleva las bebidas tras un buen rato, la bebida no llega porque no sabe sostener la bandeja y se le cae encima de una mesa llena de señoronas con peinado de peluquería… entre las cuales se encuentra la madre del jefe.
¿Cuánto va a durar nuestro amigo en la empresa? No le pagan ni el periodo de prueba. Que aunque en Sevilla no se hace, en los demás sitios si es una co…

Procesión de Ntra. Sra. Reina de Todos los Santos